"Los restos de Marcelo están en la hacienda de San Javier"

Consuelo Espinoza / Arturo Choque

“Se lo ve bien General”, saluda la periodista a Luis García Meza Tejada. Herido en su amor propio el exdictador replica: “¿Y quién dice que estoy mal?”. No calculó la respuesta: “Sus abogados, General. Dicen que por eso está aquí y no en la cárcel de Chonchocoro”. El ex Presidente de Bolivia (1980 – 1981) podría ser el “privado de libertad” que más cómodamente purga su condena en Bolivia. En su amplia y soleada pieza del Hospital Militar de Miraflores no le falta nada: TV con cable, libros, revistas, una mesa y sillas para visitas, un escudo del Strongest… Recibe a los periodistas de Lo que se Calló con confianza medida y pasa casi dos horas hablando de Marcelo Quiroga Santa Cruz. Repite el libreto de varias entrevistas anteriores, hace un par de revelaciones, pero también son expresivos sus silencios, los pequeños huecos que, tal vez selectiva y voluntariamente, tiene su memoria. Es enfático al responsabilizar a Hugo Banzer Suárez y a Víctor Paz Estenssoro por lo que pasó hace más de 37 años, durante el golpe de Estado que lo encumbró como el último presidente de facto de Bolivia.

Unas semanas antes del golpe de Estado del 80, Marcelo Quiroga había hecho declaraciones que molestaron a los militares y usted dijo públicamente que “las Fuerzas Armadas sabrán ponerlo en su lugar y yo, como hombre”. ¿Puede contarnos el contexto de esta declaración?

Marcelo era mi compañero de curso, hemos entrado juntos a primero de primaria en el colegio La Salle, estrenamos ese colegio. Yo no tenía porqué guardarle rencor, porque era muy amigo de siempre. Después él ya se perdió porque lo mandaron sus padres a estudiar a México donde primero quiso ser artista, luego se dedicó al baile. No lo amenacé a él, sino que yo tuve una conversación con su hermano mayor, Alberto, y le pedí que le dijera a Marcelo que baje un poquito su tono en su política, que yo lo iba a ayudar, las FF.AA. le iban a ayudar a conseguir sus objetivos.

¿Pero no es una contradicción? Las FF.AA. tenían en aquel entonces una fuerte inclinación conservadora y de derecha; Marcelo, en cambio era socialista, algo que los militares aborrecían.

Marcelo tenía un letrero en la frente que decía “gamonal” porque era hijo de un abogado que sirvió a los barones del estaño. Entonces, él siempre ha vivido en lo mejor, en la abundancia, o sea que era una persona que estaba en el Partido Socialista 1, pero su casa estaba con alfombras de Inglaterra, con cortinajes que usaban los que realmente tienen mucho dinero, pero después, cuando se produce el golpe del 52, cuando sube Paz Estenssoro, él abre una tienda de electrodomésticos y a todos los militares que son dados de baja por haber servido a Patiño, Hoschild y Aramayo, él los hacía trabajar, sobre todo los oficiales de Caballería que siempre estábamos juntos porque él montaba, hacía equitación. El general Ovando una vez le dijo que me prestara sus caballos porque yo tenía que ir a competir a la Argentina y él me prestó sus caballos, y fui a la Argentina. Marcelo y yo siempre hemos sido amigos, nunca hemos tenido una cuestión de desavenencia, eso del periódico era porque lo agrandaban los periodistas. Quiroga no era de izquierda, se volvió de izquierda porque llamó a unos señores chilenos que le daban clases en el club Los Sargentos y recién después apareció cuando vino la democracia y organizó su partido del PS1, pero yo siempre he hablado con él.

Pero hubo esas declaraciones que molestaron a las FFAA. Usted mismo había dicho que le baje el tono. ¿Cuáles fueron esas declaraciones que le molestaron?

Que hacía la comparación de lo que presupuestaban para los caballos y el presupuesto de los soldados. En realidad no era correcto lo que decía él en sus declaraciones, las cifras no eran las que decía él.

Había sectores de las FFAA para los que Quiroga Santa Cruz era incómodo, sobre todo los sectores leales a Banzer, por la posibilidad de que prospere un juicio de responsabilidades que estaba impulsando él como diputado.

Voy a decir algo que nunca dije antes: Banzer lloraba en mi casa desde las tres de la mañana hasta las doce de la noche, para que lo ayude para que haga el golpe porque Quiroga Santa Cruz ya estaba solicitando al Congreso para que le hagan un juicio de responsabilidades y el señor tenía terror, pánico al juicio de responsabilidades. Y lo he tenido así un tiempo, todo el tiempo que estaba a cargo del Colegio Militar, en esas circunstancias yo le dije: “Mi General: qué diciendo vamos a dar el Golpe, yo no lo veo por ningún lado haciendo el Golpe. Y él me decía, pero Lucho imagínese, me van a hacer un juicio de responsabilidades por 57 causas”.

¿Cuánto tiempo estuvo insistiendo Banzer?

Lo he retenido como unos seis o nueve meses, hasta el 17 de julio desde enero del 80. Venía a mi casa a las tres de la mañana siempre con uno de sus colaboradores de ADN. Inclusive cuando estuve de Comandante del Colegio Militar me hizo una invitación a San Javier, a su estancia. Nunca me habló directamente de Marcelo, pero sabía que él le estaba haciendo un juicio de responsabilidades, porque quiero hablarles la verdad, no quiero mentirles. Banzer era un tipo muy sagaz, muy especial, hacía sus cosas pero no él mismo, sino por intermedio de sus suboficiales que habían estado con él siete años en su gobierno de facto, entonces sabía en quien tener confianza y eso fue lo que pasó, o sea que me lleva a San Javier, me regala una montura de salto que no la use, y bueno con esas dádivas que para mí no eran nada, pero el señor me siguió viniendo a buscar, inclusive se entraba al Colegio Militar, a mi Comando a pedirme, a solicitarme todo el tiempo y yo escabullando, haciendo pasar de un lado al otro, etcétera, hasta que el 17 de julio se me escapa, se me desaparece, entonces al saber eso yo lo mando al Coronel Luis Arce Gómez a que lo controle al general Banzer porque no era mi intención de que vayan a la COB y de que maten a Marcelo, además cómo lo iban a matar a Marcelo entre tanta gente si no hubiese habido uno que lo conocía. Banzer en persona dirige con el Doctor Paz Estenssoro el asalto a la COB, es decir, para sacar a todos los políticos y el suboficial Killer es el que lo reconoce al Marcelo, lo baja hasta el descanso y le mete los dos balazos.

¿Banzer también tenía relación con el coronel Arce Gómez o cómo es que llegan a coordinar el asalto a la COB?

El coronel Arce Gómez me informó que ya se había terminado el asalto a la COB (yo estaba en mi oficina) con la novedad de que hubo un muerto y yo le pregunté de quién se trataba y me dijo que era Quiroga Santa Cruz, ese momento se me bajó toda la sangre. No sabía nada de ese asalto en absoluto. Por eso pues Banzer es el promotor del 17 de julio, no es el general García Meza el que se hace cargo o quiere ser Presidente o quiere hacer el golpe, es Banzer el que hace el golpe.

¿Qué ocurre después de que Arce Gómez le informó sobre la muerte de Quiroga Santa Cruz?

Me dijo que creo que lo traían al Estado Mayor, ya estaba muerto. Yo no vi su cadáver ni he bajado ni por asomo, de mi Comando, no me muevo, doy órdenes a Arce Gómez para que lleven donde corresponde su cadáver, a sus familiares, le di ese instructivo a Arce Gómez, pero este señor no cumplió la orden, cumplió lo que le decía Banzer, de ese modo yo no estuve en contacto para saber el resto de las cosas. Lo que les voy a contar me ha contado el señor Benavides (Guido Benavídez Alvizuri), que era jefe de inteligencia cuando Banzer, y que murió en Chonchocoro. Él me contó todo lo que había pasado, cómo había pasado, etc. Benavídez me dijo que en un principio Arce Gómez quiso hacer desaparecer el cadáver de Marcelo y habían puesto unos medios turriles llenos de gasolina, con eso lo quisieron hacer desaparecer en las Ánimas, donde son las canchas de golf en Mallasilla y bueno, van al día siguiente y ven que solamente estaba chamuscado, no se quemó por ningún lado. Han pasado un montón de cosas que yo no sé cómo han sucedido, porque Marcelo aparece desfigurado, como si lo hubiesen pegado primero, porque tenía el ojo hinchado, toda la cara estaba mal, el ojo verde. No lo torturaron porque estaba en plena bajada de las gradas, ahí lo agarró el suboficial Killer y le disparó, esos golpes han debido ser de cuando lo metieron ya muerto a la ambulancia, alguna cosa de esas. Benavídez me dijo que después de que ven que el cuerpo estaba chamuscado, lo quisieron hacer desaparecer en cualquier forma, se contactan con Banzer y éste les dice que lo hagan llevar a Santa Cruz en el avión de Widen Razuck, que era Prefecto de Santa Cruz y que tenía un avión, a ese también lo “tarucharon” los narcotraficantes por no cumplir con sus compromisos. En ese avión fue que lo llevaron, según Benavídez, y después me contó algo Arce, hasta la hacienda de San Javier. Esto fue dos o tres días después que murió Quiroga Santa Cruz. Ese es un secreto de Arce Gómez quien cambia y dice las cosas, a él más bien debían hacerle un examen para ver si está bien de la cabeza y no a mí.

¿Por qué usted no supo de estas cosas en su momento?

Porque me estaban traicionando, había traición y había consignas de Banzer y Arce Gómez, (el golpe) era más de Banzer que de García Meza. Arce Gómez dijo que se arrepentía de haber sido ministro de García Meza. Entonces yo le dije: si hablas una vez más no sé lo que pasará contigo, desde entonces está callado, pero el otro día en esa entrevista que me han hecho yo decía A y el decía Z, totalmente cambiado por hacer daño o por no decir las cosas, no sabemos sus intenciones de este señor.

¿Ratifica que los restos de Marcelo Quiroga Santa Cruz están en la hacienda de San Javier?

Hasta donde yo sé, sí. No hay ningún registro de sepultura porque en un golpe las Fuerzas Armadas no toman en cuenta, solamente los planes que se están realizando, pero después que hayan cosas como esas, no hay, no van a encontrar nunca nada, porque si no ya hubiésemos encontrado o hubiese habido algún General o Coronel que hubiese sacado como han sacado los diarios del Che. Banzer ha debido morir medio tranquilo porque no le han hecho el juicio de responsabilidades y eso que ha tenido una muerte muy dura y fea, el cáncer lo ha terminado. Fumaba dos cajetillas al día, era fumatérico.

¿Tuvo contacto con Banzer más allá del 17 de julio?

No porque yo para él ya era el “oficial comunista”, el oficial que tenía que ser juzgado. Él me ha hecho juzgar cuando se suspendió el juicio de responsabilidades en el tribunal de justicia por falta de pruebas, él ha hecho que se abra otra vez el juicio y como les digo con documentos de periódico.

Después que hablé con Banzer antes del golpe del 17 de julio, no lo volví a ver más.

¿Cuál fue la participación de Paz Estenssoro el día de la asonada militar?

Bueno, ha debido ser una cuestión política, han debido charlar con Banzer. Pero si sé que las ambulancias las ha puesto la empresa privada, no ha sido una actividad de parte de las FF.AA., porque todavía esas ambulancias no habían sido puestas a disposición.

Son cosas que yo tampoco las he tomado en cuenta. Ahora que hayan utilizado las ambulancias para llevar a la gente y masacrar en el Estado Mayor, las han llevado, evidentemente, pero uno o dos días han estado allá y se los han largado a todos los detenidos, pero no ha habido masacre, no ha habido que los han torturado, no ha habido nada de eso.

¿Siente que ha sido utilizado por otros intereses?

No, no es así. La señora Lidya Gueiler lo hizo traer desde España al agregado militar que era el general Armando Reyes Villa como Comandante en Jefe, pensé que era un año más antiguo que yo, pero él bajaba a mi Comando y me decía: “Lucho, si tienes alguna cosa, algún movimiento, yo todos los días estoy con la señora  Gueiler o sea que te voy a traer información fresca de todo lo que estén haciendo”. Yo le dije que lo iba a tomar en cuenta, que no había problema. Es lo que faltó en el juicio de responsabilidades, él dijo por ejemplo que yo lo había sobrepasado y no fue así porque si a mi me sobrepasaban yo le metía un balazo y eso no se acepta en la vida militar. Entonces, el comando de las FF.AA. hacen un mandato de las FF.AA. que tomamos en cuenta nosotros los del Estado Mayor y nos nombran a los tres comandantes para que nos hagamos cargo de la presidencia: Waldo Bernal, García Meza y el vicealmirante Tórrez, que falleció. Yo era el más antiguo, entonces yo me hago cargo de la Presidencia. Yo me voy al Palacio al día siguiente y les pido a los comandantes que me manden la mejor élite de sus fuerzas para que yo, entonces, organice mi gabinete y hacen todo lo contrario, me enviaron a la lacra porque de ahí han salido los que buscaban ser Presidente o buscando el lucro, negociados por un lado y por otro.

Ha habido un ministro que en la planilla de pagos mensuales estaba poniendo a todas las señoras de los militares de su fuerza y cuando lo llamé y le dije de que cómo iba a mostrar eso después, qué iba a decir el pueblo y me dijo que era una forma de ayudar al camarada. Lo agarré a puñetes y se me escapó porque le iba a dar un balazo, correteaba por mi oficina, me agarraron menos mal mis edecanes que me dijeron que no haga eso. Lo cambié y ese fue mi primer opositor. Querían ser presidente Ayoroa Ayoroa, Rico Toro, el mismo Arce Gómez que tenía orden de matarme por instrucción de Banzer para él ser Presidente, por eso es que su señora en el Ministerio de Gobierno, cuando le pedían un favor, decía que esperaran, que ya su marido iba a ser Presidente. El encargado de negocios de los Estados Unidos me dijo que iban a apoyar mi gobierno siempre y cuando cambiara a dos ministros: a Ariel Coca y Luis Arce Gómez.

El Arce Gómez era un chistoso, por eso lo llamé el ministro chistoso, porque no me venía a dar parte como Ministro de Gobierno para saber las cosas que hay, ese señor se aparecía cuando había junta de gabinete y todavía venía a dormir.

¿Qué pasó luego de que Arce Gómez dijo que la gente debía andar con el testamento bajo el brazo?

Fue una reacción de niño, es como si estuviera jugando con lo que estaba haciendo.

¿Hubo asesores militares extranjeros durante su gobierno?

En ese entonces también había un gobierno militar en la Argentina y había contacto aquí con el agregado militar, pero no hubo gente que asesoraba a las FF.AA. Pero sí sé que aquí ha habido un grupo que ha venido desde el exterior que se llamaba los Novios de la Muerte, esos son los que lo han matado al padre Luis Espinal y me lo culpaban a mí. El muere el 22 de marzo y yo me hago cargo el 18 de julio. Pero en mi gobierno no actuaron estos grupos. Después del 18 de julio los Novios de la Muerte desaparecieron ya no estuvieron aquí.

¿Quién es responsable de la muerte de Marcelo Quiroga Santa Cruz?

Yo le diría que es una cuestión política, pueden estar militares, civiles o gente que tiene algún interés por hacer eso, pero decir que fueron las FFAA, no. Decir que el director intelectual de todo eso fue Banzer.

¿Supo que a la familia de Marcelo le entregaron algunas pertenencias como un reloj, anillo?

Yo ya había perdido el contacto con la familia de Marcelo y cuando era diputado ya estaba mal con su esposa, estaban en divorcio, así que yo no sé a quién entregarían esas cosas.

¿Cree que tiene alguna deuda con la historia sobre el tema de Marcelo, sobre los hechos de su gobierno? ¿Se arrepiente de algo?

Yo diría que no tengo ninguna deuda porque me siento con la conciencia tranquila porque he querido cumplir cosas buenas dentro de la Presidencia y me he dedicado inclusive a hacer cosas buenas por mi institución, he aumentado sueldos, he creado unidades como la Escuela de Cóndores que podía habérmelo metido al bolsillo. Pero eso siempre digo que no he robado, ni he matado. 

No comments

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.